La niña y el sol

Ella amaba estar entre sus brazos,
sentir sobre su rostro sus cálidas caricias.
Cuando algo iba mal; sentía un tierno beso en su mejilla
y era el siempre el culpable de su sonrisa.
Querido sol, le dijo un día la niña,
gracias por el amor que me has dado en la vida.
Y el sol le regalaba así un amanecer
que ella observaba desde su balcón; ilusionada,
como cuando te enamoras por primera ocasión.
Pero a veces cuando ella veía a la luna,
el sol celoso al día siguiente no aparecía;
y la niña triste se sentía sin la razón de su sonrisa.
Miraba entre las nubes buscándolo mientras decía;
Sol mio por que te has escondido?
si la niña de tus ojos siempre te ha querido…
Lloraba la niña pues su sol se había perdido,
llovía en su corazón y fuera en la ciudad,
y reía la niña al sentir de nuevo sus cálidas caricias
que secaban lentamente las lagrimas de su carita.

sol

-Eli Montero

Pertenece a mi antiguo blog “Habla el corazón”

Deja un comentario

Comentarios

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *